Se ha demostrado que la práctica de deportes fomenta el compañerismo y la disciplina.